Milagrosa planta bendición de la naturaleza , La caña santa y sus múltiples aplicaciones domésticas e industrial

0
75
s
Close up portrait of young woman with an aromatic coffee in hands. Female drinking coffee at cafe.

Para bajar la presión arterial se hierve un litro de agua y cuando esté en plena ebullición se le agrega un puñado de hojas frescas y desmenuzadas de caña santa (de unos 10 a 20 gramos). Hay que dejarla en reposo de 10 a 15 minutos, se cuela pero no con un colador metálico, pues las partículas de sílice que se desprenden de las hojas pueden ser nocivas para la pared estomacal. Es aconsejable emplear un paño fino o gasa. Se puede tomar una tacita por la mañana, otra al mediodía y una por la noche, preferiblemente sin endulzar la infusión.

A nadie se le ocurre terminarse un frasco de salbutamol en dos días o tomar más ibuprofeno de la cuenta, con la falsa teoría de que “más es mejor”. Pero cuando se trata de un jarabe de orégano o de aloe, las precauciones se relajan, en muchos casos porque piensan (incorrectamente) que “natural” es sinónimo de “inofensivo”. Por otro lado, se usa en la industria alimentaria y de perfumería: para aromatizar piensos, como fuente de citral, de utilidad en la síntesis de vitamina A y como forraje (después de destilado el aceite).

La Caña Santa se le reconoce sus propiedades antihipertensiva en el sistema cardio circulatorio también es antiespasmódica en el Sistema Digestivo, antiasmática en el Sistema Respiratorio y antifúngica, antibacteriana en la piel y mucosa.Advertisement

Preparación y posología
INFUSIÓN: Verter 10-20 g de hojas frescas y desmenuzadas en un litro de agua hirviendo. Reposar por 10-15 minutos. Para consumo interno filtrar utilizando un paño o lienzo fino. Por vía oral tomar 500-700 ml al día en 2-3 dosis. Tópicamente aplicar la infusión directamente sobre la zona afectada 2-3 veces al día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here